Caja de Retiro de las FF.MM.



Primera jornada con los adultos mayores de CREMIL

lunes, 02 de marzo de 2015

Durante dos días, una comisión de la Caja de Retiro de las Fuerzas Militares, CREMIL, realizó en la ciudad de Fusagasugá la primera jornada para los adultos de la tercera edad mayores de 75 años.

Primera jornada con los adultos mayores de CREMIL
Ampliar Imagen

Esta actividad se desarrolló en dos etapas. La primera que consistió en las visitas en las que se hizo un reconocimiento al afiliado o al beneficiario, con el fin de observar si están llevando una vida sana y si la parte emocional está siendo tratada, entre otros aspectos que se fueron dando en el transcurso de cada inspección.


La segunda etapa que tuvo lugar en la Finca San Nicolás, sede recreativa de la Cooperativa Multiactiva de Militares en Retiro Ltda COOMILITAR, ubicada a un kilómetro antes de la localidad de Fusagasugá. Allí se les invitó a los afiliados a un circuito con valoraciones médicas, audiometría, optometría, de nutrición y de tensión arterial, el cual es considerado el factor de riesgo coronario más importante.


El ambiente se prestó para que acudieran alrededor de 70 personas, quizá más de las que en un principio se esperaba por la categoría de edad de los afiliados, sin embargo llegaron allí con mucha expectativa y logrando un impacto emocional bastante positivo.


El objetivo de la actividad fue identificar las necesidades principales de esta población, analizar su entorno familiar y sus aspectos emocionales, ya que el adulto mayor de CREMIL por su historia militar y por sus experiencias vividas es muy frágil y vulnerable, lo que hace que requiera un acompañamiento institucional permanente, además del familiar.


Fue de esta manera que la Dirección General de CREMIL, en su actual política de descentralizar la Caja, enfocó este año alguno de sus programas de Bienestar a los adultos mayores y a los Soldados Profesionales.


Los adultos mayores son una población muy importante para la Entidad, no solo porque son el soporte histórico de nuestras instituciones militares y la razón de ser de la Caja, sino porque gracias a ellos el país ha tenido el privilegio de contar con una de las Fuerzas Armadas más capaces y sofisticadas del mundo entero, por esta razón se busca que nuestros afiliados puedan llevar una vida digna, sana y lo que es más importante, que no pasen al olvido de la sociedad.


Para este grupo de personas de la tercera edad, la vida mejora dependiendo de las emociones a los que se ven enfrentados, situaciones ligadas indiscutiblemente a su vida militar. ¿Qué quiere decir esto? Pues que las historias de vida de este personal no son las mismas que las de un ciudadano del común. Sus batallas, sus compañeros, hasta su familia, quedan enmarcadas en un camino muy diferente, sus relatos algunos con alegría y otros llenos de tristeza, los convierte en los héroes silenciosos que hoy CREMIL quiere resaltar.


Para los afiliados que sobrepasan los 75 años, es muy difícil participar en los diferentes encuentros y programas que realiza CREMIL, ya que la gran mayoría de ellos están demasiado enfermos o no se tiene conocimiento de su situación actual, para tal fin la Caja dispuso un equipo de trabajo que se traslada a las residencias de los que consideran, necesitan mayor asistencia y acompañamiento.


El Sargento Mayor del Ejército, José Tocarruncho, y quien se consideró el más veterano de la actividad, manifestó su gratitud y pidió que estas actividades se realicen con frecuencia para poder encontrarse entre compañeros. “nosotros necesitamos dialogar y saber en qué vamos”. Afirmó que no tiene ninguna queja ante la Entidad, y aprovechó para enviar un saludo a sus compañeros que no pudieron asistir al programa, “es un placer encontrarse con los cursos. Recordar el pasado es vivir y con este tipo de actividades soy feliz porque me encuentro con mis amigos de los cuales me separé hace 55 años”.


Por su parte el Sargento Primero del Ejército Hermógenes Campos Campos, quien se retiró hace 38 años, expresó que esta jornada es la obra más loable que ha podido hacer la Caja al adulto mayor, “somos los que forjamos la historia de la Caja y para los afiliados la Caja es lo más importante, es el banco de la vida, aunque muchos no lo saben apreciar”. Según el militar, todas las personas necesitan asociarse, unirse con la demás gente para así conseguir una mejor calidad de vida.


Este evento contó con el apoyo de Querido Abuelo, entidad encargada de productos para adultos mayores y quien fue la encargada de ofrecer el circuíto de valoraciones médicas, así como la charla informativa y del director ejecutivo de la Asociación de Suboficiales Retirados, Soldados Profesionales y Personal Civil Pensionado por el Ministerio de Defensa Nacional, ASRSUM, el Sargento Primero (RA) Carlos Escobar


Así las cosas CREMIL busca que en cada rincón de Colombia pueda re encontrar a los afiliados que de alguna manera están alejados y a sus beneficiarios que por condiciones ajenas a la Caja, están pasando por momentos difíciles tanto sociales como de salud y emocionales.

[Ver en formato amigable para la impresora]