Caja de Retiro de las FF.MM.



Saludo Del Señor General Comandante General De Las Fuerzas Militares

lunes, 05 de agosto de 2013

En nombre de los hombres y mujeres que integran las Fuerzas Militares de Colombia, deseo expresar mi gratitud por atender esta invitación y contar con su presencia en este sencillo, pero significativo encuentro. Con el paso del tiempo quienes ejercemos el mando pasaremos al retiro y será entonces, en esa condición, donde quizá comprendamos con absoluta claridad el gran valor que ostentan los viejos guerreros, aquellos soldados, infantes, pilotos y policías de quienes aun tenemos mucho por aprender, pues su experiencia de vida se ha ido convirtiendo en esa sabiduría que tanto se requiere en momentos de apremio.

Saludo Del Señor General Comandante General De Las Fuerzas Militares
Ampliar Imagen

Quienes estamos en actividad tenemos la confianza de poder contar, con aquellos viejos guerreros que aun sin uniforme a la vista, lo portan con firmeza en el alma conservando intacto ese espíritu militar que les llevó a optar desde muy jóvenes por la profesión de las armas. Hoy el país y sus Fuerzas Armadas, viven una época en que se abordan nuevas realidades, un momento histórico al cual hemos llegado como resultado del esfuerzo de nuestros hombres y mujeres, un instante que requiere una lealtad a toda prueba no solo con el pueblo colombiano sino con nuestras víctimas y desaparecidos, con aquellos que han perdido su vida o han visto afectada su integridad física, pero también con quienes aún sobreviven tras participar en este cruento conflicto que hemos librado por 50 años enfrentando, en nombre de la sociedad, formas degradadas e inenarrables de violencia y terror. Todo el esfuerzo de nuestros héroes, puede quedar en el olvido si no se incluye en esa narrativa que está en construcción, un ejercicio de memoria histórica que debe, además, contemplar el contexto en el cual se libró cada instante de la guerra, sin dejar en el olvido: masacres, asesinatos selectivos, uso de armas no convencionales, desplazamiento forzado, empleo de minas antipersona, reclutamiento infantil, destrucción de poblaciones, extorsión, secuestro y todas aquellas acciones degradantes que han ejecutado los grupos alzados en armas. En este largo espiral de violencia, han sido los soldados, infantes, pilotos y policías quienes en defensa del país y sus instituciones han dado lo mejor de sí. Hombres y mujeres que no pueden quedar en el anonimato, pues sus hechos, hazañas y aun sus yerros, deben quedar inscritos en esa historia que no es del todo pasado, sino una historia viva que debe perpetuarse y renovarse a través del tiempo. Los miembros de las Fuerzas Armadas tenemos una mirada particular sobre la realidad del país pues todos, en actividad o en la reserva activa, hemos cumplido tareas de gran responsabilidad, trasegado por remotas regiones siempre en contacto con ese pueblo al que juramos defender, todo un cúmulo de experiencias que nos permiten conocer a Colombia como pocos, pues hemos sido testigos de excepción de sus realidades, circunstancia que debería ser aprovechada para actuar en otros escenarios con plena decisión. A quienes hoy comparten este homenaje a las reservas de primera clase, les invito a trabajar con todo empeño en alcanzar la unidad aun en medio del disenso constructivo, trabajando cohesionados en torno a objetivos estratégicos sin pasiones que fragmenten o dividan, pero además consolidando organizaciones fortalecidas que se conviertan en defensoras de las propuestas que beneficien a un sector que, por cantidad y calidad, puede posicionarse en diversos espacios de la vida nacional. Les invito finalmente a rodear a nuestras instituciones, a fortalecerlas con sus aportes, es tiempo de valorar el pasado con inteligencia levantando la mirada hacia el futuro, pensando en las inmensas posibilidades de unas reservas, que deben atender ese llamado de la historia que las invita a contribuir a la transformación de la patria. Gracias...

[Ver en formato amigable para la impresora]